10
OCT
2018

dientes sanos

Todos coincidimos en que una continuada higiene bucal es fundamental para lograr tener una salud buco-dental correcta y una sonrisa brillante. No obstante, muy pocos de nosotros ponemos el foco de atención a los aspectos nutricionales para cuidar nuestra salud dental.

Cuando hablamos de enfermedades relacionadas con la salud bucal y los alimentos que ingerimos, de manera automática, aludimos al consumo de dulces. Un alto consumo de azúcar provoca bacterias que generan caries. Dichas bacterias se alimentan del azúcar de los alimentos y lo convierte en ácido, el responsable de las caries.

Varios estudios demuestran que los alimentos antioxidantes con vitamina C y otros nutrientes que provienen de frutas y vegetales ayudan a proteger las encías y otros tejidos contra las infecciones bacterianas y daños en las células.

Las frutas y verduras frescas ayudan a eliminar la placa de los dientes y, al mismo tiempo, ayudan a refrescar el aliento.

La leche y los productos lácteos son ricos en calcio y vitamina D, por lo que reducen el riesgo de pérdida de dientes, así como de tener problemas con los huesos de la mandíbula.

Los alimentos y bebidas ácidas, como ya hemos comentado, pueden provocar caries al mismo tiempo que desgastan el esmalte de los dientes, dejándolos muy sensibles, partidos y decolorados.