22
DIC
2017

Todos los tipos de prótesis dentales que existen deben mantenerse en perfecto estado para así mantener también en perfecto estado la higiene bucal. Recuerda que una prótesis dental se convierte en la dentadura de la persona que la usa, por lo que, la higiene bucodental sigue siendo algo muy importante.

Para todas aquellas prótesis fijas que no pueden retirarse, se recomienda el uso de un cepillo de dientes de dureza media. El cepillado debe realizarse desde la encía al diente, en un movimiento de barrido, con hincapié especial en la zona en que se unen dientes y encías. Para la limpieza interdental hay que utilizar interdentales y seda dental, que permiten llegar a las zonas que no llega el cepillo.

Las prótesis fijas sobre implantes deben tener fácil acceso y también es necesario usar un cepillo e interdentales para cuidar que no quede ninguna bacteria entre la prótesis y los implantes. Si no se limpian bien los implantes y la prótesis sobre ellos, se puede formar una periimplantitis (inflamación de las encías que rodean los implantes y que puede provocar la pérdida del implante).

Las prótesis removibles deben cepillarse y dejarse a remojo diariamente, en una solución de agua y jabón o pastillas limpiadoras. Antes de volver a colocarlas en la boca, es clave enjuagarlas correctamente. Recordar que no pueden llevarse las 24 horas del día y que no pueden remojarse en agua hirviendo.

Desde Aller Miró aconsejamos seguir las recomendaciones higiénicas de los especialistas. Si tienes cualquier duda con la limpieza de tus prótesis, ¡contacta con nosotros!