19
OCT
2018

A los niños les encantan los dulces y una muestra de ello es la recientemente celebrada fiesta de Halloween. Esta celebración de origen anglosajón está tradicionalmente unida al consumo de montones de caramelos. ¿Cómo prohibir a los más pequeños que los tomen cuando suponen una mezcla de diversión y felicidad para ellos?

La solución no es la prohibición, si no el control y la enseñanza de hábitos saludables para mejorar su higiene bucodental. Los dulces pueden tomarse, el problema viene cuando se hace un abuso de los mismos, algo que hay que evitar rotundamente, pues de ello pueden desencadenarse otros problemas como las caries o la obesidad infantil, por poner solamente dos ejemplos.

Algunos consejos que ayudan a cuidar la higiene bucodental infantil son los siguientes:

  • Enjuagarse y lavarse los dientes justo después del consumo del dulce. De esta manera los azúcares que contienen estos alimentos no tendrán tiempo de depositarse de forma permanente. Es esencial que el cepillado de dientes sea interiorizado desde que los niños son muy pequeños, así lo verán como un hábito durante toda la vida.
  • Limitar el consumo de dulces a alguna de las comidas principales o a algunos días concretos de la semana, como son los fines de semana.
  • Reducir el consumo de las golosinas que son más perjudiciales -las más pegajosas y con sabores ácidos tienden a permanecer más tiempo en contacto con los dientes-.

Desde Aller Miró Clínica Dental apostamos por una higiene preventiva, periódica y profesional a todas las edades. Pide cita con nosotros, estamos en Alcoy.