Prótesis fija

Consiste en limar y rebajar los dientes vecinos a la zona en la que faltan piezas dentales. De esta forma, los dientes falsos quedarán sujetos y se apoyarán sobre los dientes rebajados que haya por delante y por detrás de la zona a sustituir.

Este tipo de prótesis fija sobre dientes es cómoda y duradera pero nunca como lo de uno mismo. Para poder realizarla debe haber dientes propios en buenas condiciones tanto por delante como por detrás de la zona carente de dientes.