Ortodoncia invisible

Invisacril es una técnica ortodóncica que permite a los pacientes mejorar su sonrisa mediante el uso de alineadores transparentes prácticamente inapreciables a la vista.

Cada alineador está hecho a la medida del paciente y debe utilizarse durante dos semanas, momento en que se cambiará a un alineador diferente correspondiente a la nueva alineación de los dientes. El número de alineadores utilizados dependerá de las necesidades de cada caso.

Las principales ventajas de Invisacril son dos:

– Por un lado está el componente estético, ya que se trata de un aparato invisible.

– Por otro el funcional dado que nos permite quitarnos el aparato para comer y para cepillarnos los dientes. Este hecho contribuye a evitar situaciones típicas de los brackets tradicionales como la acumulación de sarro.

Para obtener un resultado satisfactorio con un tratamiento de la naturaleza de Invisacril, es fundamental la colaboración del paciente tanto en constancia como en rigor al seguir las instrucciones marcadas por el especialista.